• adriasolagustavo

Vida en Venus, ¿es posible?

La tierra tiene unas condiciones óptimas para albergar vida, al menos tal y como la conocemos nosotros, pero teniendo en cuenta la infinidad del universo es complicado pensar que no haya ningún otro planeta con unas características similares para crear vida. Uno de esos planetas candidatos podría ser Venus. Cuenta con tamaño similar a la tierra (5% menor radio y 15% menos masa). Además, también orbita alrededor de una gran estrella, el sol. Tiene una gran capacidad para reflejar la radiación que le llega, así que orbitar alrededor del Sol bastante más cerca no resulta en el mayor de sus problemas aunque reciba casi el doble de radiación.

Entonces, si parece que todo encaja, ¿por qué no es posible la vida en Venus? Es más, ¿por qué se sabe tan pocas cosas sobre el planeta vecino? Descubramos los secretos que esconde el planeta más brillante del sistema solar.

Rasgos únicos de Venus como planeta

A pesar de ser el planeta más cercano a la Tierra, las diferencias entre ambos son abismales en algunos aspectos. Para empezar, su atmósfera resultaría extremadamente tóxica para nosotros ya que está teñida con nubes de ácido sulfúrico y dominada básicamente por dióxido de carbono. Estos gases provocan un efecto invernadero extremo que provocan que su temperatura media se sitúe en los 464 ºC, superando a la temperatura de Mercurio que está más cerca del Sol. Este es uno de los puntos clave que dificultan en mayor grado la vida en Venus.

No presenta un campo magnético por lo que está desprotegido ante las partículas cargadas que llegan desde el Sol. Su rotación es extremadamente lenta ya que para completar una vuelta se necesitan 243 días terrestres. El sentido de esta rotación es contrario al de la mayoría de planetas del sistema solar, por lo que allí el Sol sale por el oeste y se pone por el este. No tiene ningún satélite conocido y tampoco tiene placas tectónicas, por lo que su geología se mantiene bastante uniforme.

Investigación en Venus: un gran reto por delante

Más allá de esta información, pocas cosas se saben de nuestro planeta hermano. La atmósfera tan densa llena de nubes hace la tarea del estudio de su superficie prácticamente imposible. Las temperaturas extremas y la presión atmosférica 90 veces superior a la de la Tierra tampoco ponen fácil la exploración del planeta. Por todo esto, la mayoría de esfuerzos se han invertido en explorar Marte, que ha resultado ser un planeta algo más agradecido para los investigadores.

Sin embargo, las grandes diferencias respecto a la Tierra pese a la similitud en otros aspectos podrían resultar útiles para entender cuáles son las condiciones realmente necesarias para que haya vida en un planeta. Sería muy interesante descubrir si la atmósfera tan particular ha sido siempre así o su composición ha cambiado con los años, haciendo así imposible la posibilidad de encontrar vida en Venus.

Los últimos esfuerzos por parte de las agencias espaciales por explorar Venus acabaron hace décadas, concretamente en 1994. Sin duda la tecnología, especialmente la aeroespacial, ha evolucionado mucho en estos más de 20 años, por lo que es más que probable que actualmente podríamos descubrir algunos de los secretos que guarda el planeta en su interior. No hay que perder la esperanza, puesto que entre los posibles proyectos que la NASA baraja para sus próximas expediciones planetarias hay un par que están centrados en el planeta vecino. Nunca se sabe, puede que dentro de unos años estemos hablando de posibles formas de vida en Venus.

#planeta #venus #vida

Más recientes
Suscríbete

Gracias por ser parte de MundoCiencia.com!

Recomendados