• adriasolagustavo

Vacuna contra la malaria podría ser aprobada por la OMS

Hace unos días ha salido a la luz un avance científico que puede suponer una revolución en la salud mundial: la vacuna contra la malaria se podría administrar de manera rutinaria en niños africanos en los próximos meses.

Fue en abril cuando se conocieron los resultados del estudio realizado por la compañía farmacéutica GlaxoSmithKline que avalan esta decisión.  En este estudio participaron niños de siete países africanos y se demostró que los que habían recibido la vacuna para la malaria tenían un riesgo de hasta 36% menor de contraer la enfermedad.

¿Qué es la malaria y por qué es importante su vacuna?

La malaria, también conocida como paludismo,  es una enfermedad infecciosa causada por un parásito conocido como Plasmodium y que afecta a una gran parte de la población mundial. Se estima que 3300 millones de personas distribuidas en 97 países diferentes están en riesgo de padecer malaria y que cada día mueren 1300 niños africanos debido a esta enfermedad.  Aunque tiene tratamiento, éste no es accesible para la mayoría de afectados y aun así los enfermos pueden sufrir complicaciones muy graves.

En general, el paludismo está concentrado en países con ingresos bajos, encontrándose mayormente en Sudamérica, el sudeste asiático y sobretodo en África subsahariana.  Y aunque cada vez son mayores los esfuerzos y el dinero destinados a la prevención de esta enfermedad, todavía queda un largo camino por recorrer.

El parásito Plasmodium se trasmite mediante picaduras de algunos mosquitos del género Anopheles, así que la mayoría de métodos de prevención hasta el momento están enfocados a evitar su picadura. Para ello se usan mosquiteras tratadas con insecticida o se realizan rociamientos residuales intradomiciliarios. Sin embargo, estos métodos no son totalmente eficaces y además los mosquitos desarrollan resistencia a los insecticidas usados.

De ahí nace la necesidad de encontrar una vacuna contra la malaria. Y aunque esta aproximación ya se ha intentado en el pasado con poco éxito, parece que estamos delante de la posibilidad de que por primera vez se administre de manera rutinaria una vacuna contra la malaria en poblaciones donde la enfermedad es endémica.

Vacuna contra la malaria: la esperanza para millones de personas

Después de más de 20 años de investigación, los resultados esperados podrían haber llegado ya. Son varios los estudios que avalan la eficacia de la vacuna RTS,S en la prevención de la malaria. Desde los ensayos clínicos de fase II iniciados en 2003, pasando por un estudio realizado en lactantes de Mozambique en 2007, hasta la última etapa que comenzó en 2009 e involucró a 7 países subsaharianos y más de 15 mil niños.

Los resultados de esta última investigación demuestran que niños de entre 5 y 17 meses, que recibieron 3 dosis de la vacuna más un recordatorio 18 meses después, tuvieron un 36% menos de posibilidades de padecer malaria en los siguientes 4 años. Los resultados fueron positivos pero algo más modestos en niños de entre 6 y 12 semanas de vida, reduciendo un 24% sus posibilidades de contraer paludismo.  En ambos grupos, cuando no se aplicaba la dosis recordatorio la efectividad bajaba un 8%.

A pesar de que son resultados esperanzadores,  estudios anteriores mostraban que el éxito de la vacuna contra la malaria era cercano al 50% después de 14 meses. Eso indica que los efectos protectores pueden declinar con el tiempo y que después de 4 años la inmunización no es tan completa.

La vacuna contra la malaria como complemento a otras medidas

Teniendo en cuenta que la protección que ofrece la vacuna contra la malaria es moderada, parece evidente que su uso no desechará los demás métodos de prevención que se han utilizado hasta el momento.

En lugares donde los mosquitos son difíciles de controlar o poblaciones donde el riesgo de contagio sea especialmente alto se espera que la vacuna sea una herramienta más para prevenir el paludismo.

Teniendo en cuenta que en 2013 se estimaron un total de 198 millones de casos de malaria en el mundo, evitar un 24 o 36% de estos se convierte automáticamente en un gran éxito en cuanto a número de vidas salvadas se refiere.

Regulación de la vacuna 

Aún con los resultados en la mano, no está todo dicho y no se puede dar por garantizado el uso de esta vacuna en los próximos meses ya que los organismos internacionales tienen que avalarla. De momento, la Agencia Europea del Medicamento ya se ha pronunciado y ha emitido opiniones favorables para el uso de la vacuna en niños con riesgo de contagiarse. Sin embargo, la última palabra la tiene la Organización Mundial de la Salud que considera otros factores como la facilidad de su implementación,  la relación costo-beneficio y el impacto de la vacuna en la salud pública en relación con otras medidas de control.

Uno de los aspectos que más pueden influir en la decisión de la OMS es la diferencia en la efectividad de la vacuna entre los grupos que recibieron una dosis extra 18 meses después y los que no. Resulta complicado evaluar si los sistemas de salud de cada país serán capaces de administrar las 4 dosis sin problemas, así que es posible que se necesiten más datos antes de la implementación general de la vacuna que podría suponer un retraso de algunos años.

#malaria #oms #salud #vacuna

Más recientes
Suscríbete

Gracias por ser parte de MundoCiencia.com!

Recomendados