• adriasolagustavo

Un intento por esclarecer las paradojas de la teoría cuántica

La teoría cuántica es una rama de la física cuántica que estudia el movimiento de partículas muy pequeñas o microobjetos y se debe su nombre a los avances desarrollados por el alemán Max Karl Ludwing Planck, creador de la teoría cuántica al formular que la energía se radia en unidades pequeñas separadas, llamadas cuantos.

La mecánica cuántica puede predecir el comportamiento de la materia a múltiples escalas. Dado lo abstracto de la teoría y algunos de sus planteamientos, la teoría cuántica ha sido empleada inclusive para argumentar la existencia de otros universos. La mecánica cuántica ha demostrado una interrelación entre el pensamiento y la realidad.

Un electrón está representado por su función de onda, una expresión matemática que describe las propiedades de un objeto. Para predecir el comportamiento de dicho electrón, se calcula cómo su función de onda evolucionará en el tiempo, dando como resultado la probabilidad de que el electrón tendrá una cierta propiedad, como estar en un lugar y no en otro.

La mecánica cuántica, desde un inicio, llamó la atención a la comunidad científica, siendo una teoría muy exitosa, pero llena de paradojas extrañas. Un reciente modelo de esta teoría llamado Bayenismo Cuántico o QBism, por sus siglas en inglés, reinterpreta la función de onda, entidad matemática de la que parte la teoría cuántica. Este enfoque combina la mecánica cuántica con el enfoque bayesiano de la teoría de la probabilidad. Esto busca eliminar las paradojas de esta teoría o, por lo menos, volverlas menos preocupantes.

Los científicos emplean las funciones de ondas para calcular la probabilidad de que una partícula tendrá cierta propiedad, como lo es permanecer en un solo lugar. Sin embargo, surgen paradojas cuando los físicos suponen que esa función de onda es real. Qbism argumenta que la función de onda es sólo una herramienta matemática que el observador utiliza para asignar su creencia personal de que el sistema cuántico va a tener propiedades específicas. Así, la función de onda no existe en el mundo, sino que refleja el estado mental subjetivo de un individuo.

En el entendimiento cuántico, las partículas parecen estar en dos lugares al mismo tiempo, la información parece viajar más rápido que la velocidad de la luz. Los físicos cuánticos han intentado resolver diferentes paradojas por cerca de 90 años, aún con pocos resultados determinantes.

Qbism sostiene que la función de onda no tiene realidad objetiva. Para este enfoque, lo que la función de onda representa es como un manual de usuario o una herramienta matemática que un observador emplea para la toma de decisiones más acertada en el mundo cuántico. El observador emplea la función de onda para asignar su creencia personal de que un sistema cuántico tendrá una propiedad específica, dándose cuenta de que las propias elecciones y acciones del individuo afectan al sistema de una manera incierta. Otro observador, ve el mundo de otra manera, utiliza otra función de onda y puede llegar a una conclusión muy distinta sobre el mismo sistema cuántico. Después de que dos observadores se comunican y modifican sus funciones de onda individuales para tomar en consideración los conocimientos adquiridos, una visión coherente del mundo emerge.

Aunque el Qbism aún no logra construir una teoría estándar de la mecánica cuántica para fundamentar hipótesis convincentes, ofrece una nueva visión de la realidad física mediante la interpretación de la onda como grados personales de creencia que da significado matemático. Constituye un avance para entender esta teoría compleja y abstracta.

Referencias

Scientific American, Quantum Weirdness Is All in Your Mind. Disponible en:

http://www.scientificamerican.com/article/quantum-weirdness-is-all-in-your-mind/

Más recientes
Suscríbete

Gracias por ser parte de MundoCiencia.com!

Recomendados