• adriasolagustavo

Nuevos descubrimientos sobre el VIH y su relación con el intestino

Aunque desde la década de los ochenta se prendió la alarma a nivel mundial por la pandemia del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) y comenzaron las investigaciones científicas en distintas partes del mundo para conocer más acerca de esta enfermedad y su posible cura, aún hoy en día salen a la luz constantes hallazgos científicos sobre este virus y cómo actúa en el cuerpo humano. Dichos nuevos descubrimientos y resultados de investigaciones médicas, son socializados en importantes eventos médicos y científicos alrededor del mundo, como los difundidos en la Conferencia anual sobre retrovirus e infecciones oportunistas en Boston.

Era conocido que el VIH afectaba el funcionamiento intestinal, generando en algunos casos diarrea y problemas estomacales. Sin embargo, nuevas investigaciones han ampliado la relación que tiene el VIH desde que entra al cuerpo humano con el intestino, pues se ha comprobado que el VIH estaría también relacionado con una enfermedad que afecta a este órgano, que es una parte del cuerpo menos estudiada, que presenta más difícil acceso y de la que hasta hace poco tiempo se hace referencia en los estudios del Virus.

La microbiota intestinal, es decir, el conjunto de bacterias que se albergan dentro del intestino humano, la gran mayoría beneficiosas para la salud, se vería afectada por el VIH, que puede generar disbiosis, es decir, un desequilibrio de la flora intestinal que hace que las colonias microbianas del intestino dejen de ser benignas o beneficiosas para el funcionamiento del cuerpo y el sistema inmune. Así, la mayoría de pacientes con VIH presentan más bacterias patógenas que actúan en sinergia con el virus. Esto ocurre inclusive en personas portadoras del virus que ya están en tratamiento con antirretrovirales.

Luego de que una persona contrae la infección por VIH, se presenta un desequilibrio en la comunidad de bacterias que habitan en el intestino, pasando a la sangre, por lo que durante los primeros días se produce una importante destrucción del sistema inmunitario intestinal, ya que la pared del colón queda desprotegida, se vuelve porosa y el virus pasa a la sangre. De esta manera, se disminuye el número de bacterias beneficiosas para el sistema inmunitario, debilitándolo.

Las células T CD4 son un grupo de linfocitos que establecen y maximizan las capacidades de defensa que tiene nuestro sistema inmune. Según varios estudios, recopilados por la revista Scientific American, aproximadamente dos tercios de todas estas células residen en el tejido linfoide del intestino. Así, el virus se propaga en esta parte del cuerpo, incluso antes de que aparezca en la sangre.

La importancia de este descubrimiento radica en que se sugieren nuevas estrategias potenciales para manejar la infección. Se han hecho varios estudios, por ejemplo se les ha administrado probióticos a monos con VIS (o SIV por sus siglas en inglés), el equivalente al VIH en simios, encontrándose una mejoría en las células T afectadas por el virus.

Continúa en estudio científico y ensayos clínicos, por ejemplo, si un trasplante microbiano fecal (TMF), utilizado para tratar la disbiosis, podría restablecer el equilibrio en pacientes con VIH, evitando que esta afección genere otras enfermedades asociadas, como los problemas cardiovasculares.

De esta manera, todos estos hallazgos demuestran que es factible potenciar la respuesta inmune desde el intestino y que un posible tratamiento para manipular las bacterias presentes en el intestino, podría beneficiar de manera importante a los pacientes con VIH.

Referencias

SCIENTIFIC AMERICAN, How Gut Microbiota Impacts HIV Disease. Disponible en: http://www.scientificamerican.com/article/how-gut-microbiota-impacts-hiv-disease/

LA VANGUARDIA, Roger Paredes: «El VIH acelera el envejecimiento porque daña la microbiota».

Disponible en:

http://www.lavanguardia.com/ciencia/quien/20150703/54433711517/roger-paredes-microbiota-vih-inflamacion.html

#humanos #VIH #VirusdeInmunodeficienciaHumana

Más recientes
Suscríbete

Gracias por ser parte de MundoCiencia.com!

Recomendados