• adriasolagustavo

Mitos y verdades sobre el control de la natalidad

El control de natalidad, también conocido como anti-concepción, representa en gran parte la planificación familiar la cual consiste en poner en práctica un conjunto de métodos anticonceptivos orientados al control de la reproducción, bien sea porque ya tienen los hijos que quieren tener o simplemente porque desean gozar de unas relaciones sexuales sin miedo a un embarazo.

Con esto en mente, nos realizamos una serie de preguntas: ¿Que se sabe sobre el control de la natalidad masculina? ¿Que no se sabe? ¿Qué sigue?, pues en este artículo hemos recopilado una serie de respuestas a estas preguntas, en aras de demostrar que existen un sinfín de posibilidades para el hombre en los próximos años en materia de control de natalidad.

Científicos de todo el mundo están creando y probando varios nuevos métodos en Europa, India y China, obteniendo mucho interés y atención en la población.

¿Qué se sabe?

Lo tradicional. Si evitar el embarazo es tu objetivo, podemos comenzar con los únicos métodos anticonceptivos en hombres que ya han sido probados y aprobados verdaderamente, es probable que te sean familiares, al menos los más populares, impulsados por la “cultura pop”

Los condones: famosos por su gran efectividad del 98% en prevención del embarazo y enfermedades de transmisión sexual, usándolos de manera adecuada. Estos consisten en una cubierta muy delgada de látex o de plástico que está diseñada para ajustarse perfectamente al pene.

La abstinencia o retirada: el mejor método es abstenerse de relaciones sexuales y si no estás dispuesto pues la retirada es la mejor opción con un 82% a 96% de efectividad si se realiza a tiempo y de manera adecuada. Consiste en retirar el pene de la vagina justo antes de eyacular, requiere de un gran autocontrol.

La vasectomía: representa una prevención permanente con 99% de efectividad y consta de una sencilla intervención quirúrgica donde el urólogo corta o cierra el conducto en el escroto por donde pasan los espermatozoides de los testículos al pene.

¿Que no se sabe?

Hay una gran cantidad de anécdotas sobre el uso del calor como método anticonceptivo. Entre ellas, un estudio nunca publicado, realizado por una doctora suiza, que consiste en sentar hombres en tinas con agua calentada a unos 47° C, por 45 minutos durante 21 días, ella aseguraba que daba lugar a seis meses de anticoncepción. Otros se exponen a bombillas calientes, claramente no aprobados estos métodos.

Suplementos herbarios como Gosipol, derivado de la semilla de algodón, y Tripterygium wilfordii sacada de una enredadera que crece en el sur de china, han sido motivo de investigación dando un resultado positivo pero irreversible. Cabe destacar, que estos métodos aún no han sido aprobados por las instituciones nacionales de Salud

¿Qué sigue?

La implantación quirúrgica de un interruptor “on/off” debajo de la piel y alrededor de los conductos que llevan el esperma, mejor conocido como BimekS está causando sensación en Europa, pues fue creado por Clemens Bimek, un artesano alemán que diseñó un dispositivo que consiste principalmente en presionar un botón que deja fluir y/o desviar los espermatozoides. Ha sido probado solo en su creador, pues se encuentra en su fase de prueba, pero es uno de los nuevos métodos más prometedores que está siendo investigado.

Un polímero inyectado llamado Vasalgel es otro enfoque para retener la esperma. En lugar de realizar vasectomía, se coloca un gel que obstruye el paso del esperma. Si se quiere revertir el proceso, basta con otra inyección para disolver la sustancia y dejando paso libre por los conductos. Se presume que para este año se comience el primer ensayo clínico.

Por su parte, investigadores del Reino Unido desarrollaron una píldora llamada Clean Sheets, la cual inhibe drástica y temporalmente la liberación del semen. Ha sido probada solo en animales y funciona. Fácil de usar, diseñada para ser usada justo antes del acto sexual.

Más recientes
Suscríbete

Gracias por ser parte de MundoCiencia.com!

Recomendados