• adriasolagustavo

¿Es la extinción de las especies causada por el ser humano?

La extinción es un proceso que han experimentado muchas especies a lo largo de la historia debido a los cambios que se ha sufrido la geografía del planeta, ya sea por fenómenos climáticos o por la misma relación entre las diferentes especies. Pero desde el momento en que el hombre habita este planeta, ha sido sin duda el mayor causante de la extinción de las especies.

El impacto de las actividades que para nosotros son cotidianas, es más severo de lo que parece; el crecimiento de la población de seres humanos y las prácticas de agricultura, caza, pesca y muchas otras, han generado que muchos animales y plantas dejen de existir como los conocíamos.

Los seres humanos hemos destruido los hábitats de muchas especies, hemos sobre explotado grandes regiones, disminuyendo la cantidad de árboles, generando contaminación, urbanizando espacios que eran completamente naturales e introduciendo muchas veces «por la fuerza» ciertas especies que no pertenecen al hábitat en que las queremos instalar. ¿La consecuencia? La desintegración de los hábitats y la pérdida de una gran porción de la biodiversidad del planeta.

¿Cómo hemos cooperado los seres humanos con la extinción de las especies?

La destrucción del hábitat: esta es la causa de que muchos animales en peligro de extinción hayan desaparecido definitivamente. El daño al ecosistema del planeta es causada principalmente por la acción del ser humano; entre las manifestaciones de esta grave consecuencia, podemos mencionar la desaparición de desiertos, bosques y praderas.

Muchos animales han dejado de existir a causa de la conversión de los territorios que ocupan naturalmente las especies a zonas en donde se practica la agricultura a nivel comercial. Cada vez son más las zonas que deben ser convertidas a terrenos de agricultura porque no realizamos prácticas sostenibles y se pierden miles de hectáreas porque no se trabajan de forma saludable para el planeta.

En cuanto a los ecosistemas acuáticos, la contaminación del agua, la pesca sin controles, la introducción de sustancias químicas en los océanos y la pérdida de los arrecifes de coral, son los principales causantes de la desaparición de muchas especias, especialmente anfibios, reptiles y peces.

Sobre explotación de los recursos: es natural que usemos los recursos de la tierra para mejorar nuestra calidad de vida, pero la sobre explotación afecta la supervivencia de otras especies e incluso de la misma humanidad.

Esta explotación se da cuando hay caza excesiva de una misma especie, cuando se cazan por sus pieles o para extraer alguna sustancia (como marfil y aceites); finalmente, es algo más mercenario que necesario.

La contaminación: consiste en la introducción de agentes químicos no-naturales a un ambiente, sustancias que pueden afectar el funcionamiento del ecosistema o a una especie en particular.

Como resultado de la contaminación, pueden modificarse las cadenas evolutivas naturales del planeta y provocar que los animales en peligro de extinción o las plantas en riesgo, se conviertan en historia, como ha ocurrido ya con muchas especies.

Introducción de especies extrañas: la introducción de una especie que no pertenece al ecosistema, puede tener efectos devastadores sobre el mismo, en especial sobre los organismos que están por extinguirse.

Un organismo que no pertenece al hábitat en el que se encuentra puede convertirse en un predador de otras especies o puede convertirse en un competidor por alimentos y finalmente puede terminar reduciendo considerablemente la cantidad de recursos con los que se alimentan otras especies.

Enfermedades y parasitismo: es un fenómeno que debilita a los organismos y afecta las funciones metabólicas normales. Como consecuencia, muchas especies de flora y fauna pueden debilitarse y empezar a morir, migrar o perder sus condiciones de fertilidad.

Hábitats Crípticos: son ambientes de difícil acceso sobre los que no se ha investigado con tanta profundidad. Al contar con información suficiente sobre la composición y el cuidado ideal de estos hábitats, es difícil que sean protegidos y que las especies se conserven vivientes.

Esto ocurre a menudo con los ecosistemas más pequeños, como las cavidades de los arrecifes y otros hábitats microscópicos y difíciles de estudiar.

Como vemos, el ser humano ha logrado destruir una gran parte de su entorno con el ejercicio desmedido de sus prácticas de supervivencia. En muchos casos, el impacto ya es irreversible, pero hay tiempo aún de proteger especies en peligro de extinción y lograr que sigan presentes en nuestros ecosistemas.

#especies #extincion #humanos #habitats #contaminacion

Más recientes
Suscríbete

Gracias por ser parte de MundoCiencia.com!

Recomendados