• adriasolagustavo

El Homo Naledi: Un nuevo peldaño en la evolución humana

El homo naledi es una especie extinta de homínido que se descubrió a raíz de excavaciones en territorio sudafricano. Esta especie se caracteriza por tener una masa muscular y una estatura similar a la de cualquier ser humano de talla pequeña, sin embargo su volumen endocraneal es similar al del australopithecus, otro de los primates homínidos contemplados en la escala evolutiva que conocemos.

El apelativo “naledi” proviene del lenguaje Sotho, una legua nativa de la región de Dinaledi, Sudáfrica (lugar donde se hallaron los restos fósiles) y significa estrella.

Acerca de la excavación…

El encargado de conducir la expedición fue el profesor de investigación Lee Berger, un hombre ya reconocido por sus hallazgos anteriores de una especie denominada australopithecus sediba. Los resultados de este proceso investigativo se dieron a conocer el año 2013 y posteriormente se hizo una segunda expedición en el año 2014 que permitió acceder a cámaras de 90 metros de profundidad a las que solamente se podía acceder a través de un conducto de 18cms de diámetro. El resultado de la excavación fue el hallazgo de aproximadamente 1.500 piezas fósiles que pertenecían a 15 cuerpos de niños, adultos y ancianos de la misma especie.

Aspectos morfológicos del homo naledi

La morfología del cráneo del homo naledi es única pero bastante similar a la del homo erectus o el homo habilis. Otra de las características que se evidencian en esta especie de homínido, es su adaptación morfológica para actividades de manipulación con manos y muñecas. También posee estructuras morfológicas bastante humanas en los pies y las extremidades inferiores. Pese a sus evidentes similitudes con especies de la escala evolutiva humana, también tiene rasgos primitivos en el área craneal, en los hombros, en la pelvis y en la zona en que se encuentra el fémur.

Veamos uno a uno los rasgos más representativos que se hallaron en esta especie: Cráneo: es muy pequeño, lo que sugiere que el cerebro de estos homínidos tenía un tamaño similar al de una naranja. Los arcos de las cejas y la estructura de masticación, sugieren que es una especie perteneciente al género de los homo. Dientes: los dientes son pequeños y similares a los de nuestros ancestros más primitivos. Manos: son pequeñas, pero la curvatura en sus dedos es evidencia de que tenían la habilidad para manipular herramientas, y esta curvatura también es señal de la capacidad para escalar en estructuras rocosas. Tronco: la estructura es bastante ligera y delgada. Según el análisis de las formaciones óseas del cuerpo, el peso aproximado de estos homínidos está cerca de 45 kilogramos y la estatura bordea el metro y medio. Hombros: tienen más apariencia de primate que de humano. Son bastante delgados y no tan desarrollados como los de especies que se encuentran más desarrolladas. Piernas: son largas con respecto al tamaño del tronco y los huesos de los pies evidencian que el homo nadeli tenía la habilidad y la disposición física para realizar caminatas de larga distancia. Pies: similares a los de un ser humano moderno. Las únicas diferencias es que son más planos y los dedos son más curvos. Estos dos rasgos señalan que el homo naledi caminaba en una posición erguida y que tenía un rango de movimiento similar al nuestro. ¿Por qué es tan importante este hallazgo? Los restos del homo naledi fueron encontrados enterrados en cavernas, lo que terminó con una hipótesis acerca de la evolución ritual de los homínidos. Se pensaba que sólo el homo sapiens tenía rituales relacionados con el entierro de los muertos, pero con este hallazgo se comprobó lo contrario y se pudo definir que esta complejidad ritual es más antigua de lo que se pensaba. La puerta a la investigación sobre esta especie continúa abierta. Según los científicos que participaron en la excavación, esta caverna aún oculta mucha información que puede romper paradigmas en lo que se conoce hasta ahora acerca de la evolución humana.

#evolucion #hallazgos

Más recientes
Suscríbete

Gracias por ser parte de MundoCiencia.com!

Recomendados