• adriasolagustavo

Drones en los cielos de América Latina

No es un ovni, tampoco un avión, y en ningún caso Superman. Se trata de un dron. No es extraño encontrarnos hoy en día con estas aeronaves no tripuladas surcando los cielos, captando imágenes que desde el suelo resultarían poco claras o aburridas, encantándonos con tomas aéreas en documentales y películas o simplemente para uso doméstico. Pero, ¿qué es exactamente un dron?

            Proveniente de la palabra inglesa drone (zángano, literalmente), un dron se define, sencillamente, como un vehículo aéreo no tripulado. Los hay de uso militar y de uso civil; estos últimos han mostrado un inusitado incremento durante los últimos años, tanto para uso recreacional como comercial. Pero esto origina algunas dudas: ¿quién regula el uso de estas máquinas que se pasean con sus cámaras y zumbidos?

            Por ejemplo, en Estados Unidos, la Federal Aviation Administration dio aviso el día lunes 19 de octubre de que todos los drones debían comenzar a registrarse con el gobierno federal, esto básicamente debido al incremento insostenible de usuarios recreacionales de drones, los cuales exponen a sus aeronaves no tripuladas a las cercanías de aeropuertos. En septiembre, incluso, el dueño de un dron perdió el control de la máquina tras desvanecerse la señal con el control remoto, hiriendo a un bebé de 11 once meses que iba al interior de un coche. Una legislación clara en el uso de drones y la inscripción oportuna de estos aparatos por parte de sus dueños, al menos en Estados Unidos, pretende ser una medida precautoria ante un mayor control de información acerca de los usuarios, por ejemplo, ante accidentes o pérdida de estos objetos.

            Que existan países pioneros en legislar el uso de los drones es fundamental para incentivar la creación de estas leyes en otras regiones del mundo. En Chile, la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) presentó el día 10 de abril de 2015 una normativa que regula el uso de RPAs por parte de los operadores de naves no tripuladas. Un RPA (Remotely Piloted Aircraft, por sus siglas en inglés) es, literalmente, una Aeronave Piloteada Remotamente, definición general que se utiliza en documentos legales y en la que entran los drones (en español, VANT sería el equivalente: vehículos aéreos no tripulados, como ya mencionamos). Esta normativa pasó a ser el primer documento en Latinoamérica que establece las reglas a las que deben regirse los operadores de drones para uso civil. Entre los puntos más importantes a destacar, cabe mencionar los siguientes: las personas o entidades que quieran manipular drones en lugares públicos deberán obtener autorización de la DGAC; el dron deberá ser registrado; se debe firmar una declaración jurada que afirme que el operador está al tanto de las instrucciones, además de una declaración de responsabilidad ante un eventual accidente ocasionado por o en el que se vea involucrado el dron; se requiere una solicitud de vuelo; los drones no podrán sobrevolar zonas prohibidas específicas, y no podrán aproximarse a menos de 2 kilómetros de aeródromos o aeropuertos; no deberán sobrevolar territorios de otro Estado sin la autorización previa de dicho Estado, ni podrán utilizarse sobre alta mar sin coordinación previa con las autoridades respectivas. Los que incumplan parte de esta normativa serán multados con cifras que llegan hasta los 22 millones de pesos chilenos (cerca de 32.000 USD).

            En el resto de Latinoamérica está surgiendo rápidamente la inquietud de regularizar el uso de estos aparatos. Argentina es otro de los países que ha regulado su uso, el segundo en la región latinoamericana, y aunque la normativa tiene algunas diferencias sustanciales entre ambos países, básicamente ambas velan por una mayor seguridad hacia los civiles, estableciendo límites claros para los operadores. Entre los puntos más importantes, resaltan los siguientes: la edad mínima de los operadores será de 16 años; se autorizará el uso de drones con previos exámenes psicofísicos y con controles de alcoholemia; prohíbe la invasión (grabar, amonestar) a terceros. Se aclara que en el corto plazo se pretende modificar la regulación de los drones, en espera de que la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) termine la elaboración que actualmente se está llevando a cabo de un documento que sirva como base a nivel mundial.

            En Uruguay hace ya más de un año, septiembre de 2014, la Dinacia (Dirección Nacional de Aviación Civil) presentó una norma que regula la utilización de drones. Los puntos más importantes son similares a los de las normativas chilena y argentina, aunque la legislación es un poco menos tajante: no es obligación inscribir todos los drones (dependiendo del peso), y la Dinacia estudia los casos de forma independiente.

            No existe mucha información al respecto para el resto de Latinoamérica, aunque la preocupación por reglamentar el uso de las aeronaves no tripuladas en el ámbito civil va tomando forma en casi todos los países. Aquí algunos ejemplos:

Colombia presentó en septiembre de 2015 una circular reglamentaria que regula el uso de los drones, con el fin principal de “salvaguardar la integridad de las aeronaves, los operadores y los ciudadanos”.

– En julio de 2015, se propuso en Perú una norma que prohíbe el uso de drones con fines comerciales. Aún no existe una regulación.

– En Venezuela no se rige el uso de drones por ninguna ley; no ha sido objeto más que de polémicas en las redes sociales, y tildado como un arma de espionaje por el gobierno en 2014.

– En septiembre de 2015, la Dirección General de Aviación Civil en Ecuador presentó una normativa en el que se establecen las reglas para operar drones, con puntos similares a los planteados por la normativa chilena.

            Para los interesados, entre los modelos más populares destacan: Cheerson CX-20 (GPS integrado, luces LED, compatible con cámaras GoPro), DJI Phantom 3 (hasta 2 kilómetros de altura, cámara incorporada para videos HD y 4K), y Parrot Ar Drone 2.0 (precio más asequible, gran duración de la batería). Si en las localidades cercanas existen facilidades para utilizar drones, o si se está listo para inscribir un dron en el propio país, darse una vuelta por internet y cotizar precios de los modelos más llamativos puede ser, hoy, una gran idea.

#controlremoto #vehículosaéreosnotripulados #drones #accidentes #aereo #fotografia #AeronavePiloteadaRemotamente

Más recientes
Suscríbete

Gracias por ser parte de MundoCiencia.com!

Recomendados