• adriasolagustavo

¿Cuándo se podrán imprimir rostros en laboratorios?

Desde el año 2005 se han realizado trasplantes de cara a más de 30 personas alrededor del mundo, el primer procedimiento llevado a cabo de manera exitosa en Francia causó sensación entre los expertos que decidieron continuar. Si bien es cierto, que aún están mejorando la técnica involucrada en los aspectos prácticos del mismo, han dado resultados muy alentadores para el tratamiento de desfiguración facial y como necesidad clínica.


Existen detalles importantes al respecto tales como el rechazo de los tejidos, el tono de piel, el tipo de sangre, el color de cabello y la edad, lo que significa que el paciente puede depender de por vida de altas dosis de fármacos inmunosupresores, ya que está recibiendo una cara que anteriormente pertenecía a otra persona. Esta nueva cara podría ser construida a partir de las células del mismo paciente y a sus propias especificaciones.

Es en este punto, donde nos preguntamos ¿Cuánto tiempo podrá pasar para que podamos dejar atrás los trasplantes de cara e imprimir rostros en los laboratorios?

Es aquí donde entran en juego las células madres, específicamente las del tipo “pluripotentes” que son capaces de renovarse indefinidamente y generar casi cualquier tipo de célula en el cuerpo. En primera instancia, ciertas células pluripotentes que se obtienen de embriones excedentes de la Fecundación In Vitro donados, pero ahora pueden crearlos mediante la reprogramación de células maduras, como las que se encuentran en la piel.

Esto quiere decir que, se puede tomar una biopsia de piel, reprogramar las células en un estado pluripotente y luego partir de ello para producir muchos tipos de tejido vivo, así como el tejido de la cara de una persona. Sin embargo, es mucho más complicado de lo que parece.

En función de esto, muchos investigadores de este campo han tenido algunos progresos notables. Siendo que células pluripotentes han sido utilizadas para producir varios tipos de células que se encuentran en la piel como los queratinocitos y los melanocitos, alojadas en la epidermis; también los fibroblastos, adipocitos y macrófagos encontradas en la dermis. Estos investigadores ya han combinado fibroblastos y queratinocitos derivados de las células madres para producir modelos de piel artificial, en cuanto a generación de una parte del tejido complejo se refiere.

Gran parte del progreso que se ha tenido en cuanto a la generación de células se debe al arduo trabajo de práctica en el laboratorio para producir pequeñas cantidades de tejido a escala. Hay un trecho largo de aquí a que se puedan producir cantidades suficientes de células para crear una cara para el trasplante, todo un reto como la inclusión de los folículos pilosos y las glándulas sudoríparas.

Sin embargo, la tecnología está avanzando rápidamente y ya es más fácil cultivar grandes cantidades de células gracias a la robótica y los biorreactores. La impresión de células también representa un salto para la ciencia, ya que el tejido complejo puede ser creado a partir de las estructuras 3D de las células. Esta tecnología está en sus primeras etapas, pero sin duda alguna en un futuro se podrá utilizar para combinar células y proteínas estructurales para así imprimir una cara completa a partir de una plantilla que se genera en el software.

Si bien es cierto que será a largo plazo, hay una buena noticia y es que el avance traerá beneficios más inmediatos en el campo de la modelización de enfermedades y desarrollo de fármacos. Así que en función de lo que podría lograrse, apenas hemos navegado por la superficie.

Más recientes
Suscríbete

Gracias por ser parte de MundoCiencia.com!

Recomendados