Un Testigo Inusual, el Loro que Presenció un Crimen

MundoCiencia Oficial
Compartir en:

Una mujer en Michigan fue condenada por homicidio en primer grado el miércoles 19 de julio de 2017. Se trató de un extraño caso que involucró a psíquicos, amenazas de muerte y un loro como testigo presencial.

Según el The Detroit News, Glenna Duram fue condenada por dispararle a su marido, Martin Duram. El hecho, de acuerdo con los oficiales, se habría tratado de un asesinato suicida.

El acontecimiento acaparó la atención de la prensa estadounidense, quienes dieron a conocer que un pariente de la víctima predijo dónde encontrarían el arma y que las disputas entre los involucrados incluyeron amenazas de muerte. No obstante, lo más notable sin duda fue la declaración de la ex mujer de Martin, alegando que su loro repetía constantemente la última discusión del matrimonio Duram.

En un video donde se aprecia al loro gris africano hablando, exclama “¡cállate!”, seguido de “¡no dispares!”.

Un don único entre las aves

Sin embargo, las palabras del pájaro no jugaron un papel real en el caso. No había forma de probar que el diálogo recitado por el loro no se tratara de algún programa televisivo u otra persona. Los expertos comentan que el ave sí podría imitar una escena vista por única vez, aunque sería poco probable.

Pero el caso destaca la asombrosa cualidad que poseen estos animales, la habilidad para imitar palabras y sonidos emitidos por los seres humanos e inclusive emular el tono de voz.

Loro

Los loros se caracterizan por tener un pico curvado, con una mandíbula inferior con cierta movilidad en su conexión con el cráneo y situada en una posición bastante vertical. Foto: Unsplash.com

Algunas adaptaciones permiten al loro lograr tal hazaña. El ave genera estos sonidos gracias a su siringe, un órgano localizado encima de los pulmones del animal, justo en el tracto respiratorio. El mismo está rodeado por un complejo conjunto muscular, explicó Irene Pepperberg, investigadora de la Universidad de Harvard (EE.UU.), famosa por su trabajo sobre la comunicación y la cognición en los loros. Afirma también que estos músculos le dan mayor control en los sonidos que realizan respecto a otras especies de pájaros cantores.

“Los loros son capaces de usar su lengua, así como la apertura y el cierre de su pico para controlar los sonidos, similares a los humanos con sus bocas” dijo la experta en una entrevista al diario The Telegraph. Al no poseer dientes ni labios para articular algunos fonemas, los pájaros recurren a otras alternativas con el fin de pronunciar la P o la B. “Utilizan el esófago para eructar palabras con estas letras” mencionó Pepperberg.

Las aves tienen la capacidad de imitar el tono y la inflexión de las voces humanas. Cuando un loro vive lo suficiente con un matrimonio, cambian su registro vocal para hacerlo coincidir con el del esposo o el de la esposa.

Nacido para imitar

Loro

En su medio natural los loros utilizan los sonidos para identificar a su pareja. Foto: Unsplash.com

Otras adaptaciones que hacen a estos pájaros excelentes imitadores son las cognitivas. Un estudio publicado en 2015 por la revista “PLOS One”, encontró que los loros poseen núcleos o colecciones de materia gris en sus cerebros, que se asemejan mucho a los núcleos responsables de la vocalización en pájaros cantores. Pero, además del aparataje neuronal, sus cerebros tienen un recubrimiento externo adicional. Este entramado, que apareció en los animales hace 29 millones de años, desempeña un papel fundamental en las habilidades vocales y mímicas de los loros, dijeron investigadores. Mientras más desarrollada se encuentra la red neuronal, mejor imitadoras serán las aves.

“En un entorno natural, los loros usan sus peculiares habilidades vocales para relacionarse con compañeros o identificar a su pareja” comentó Pepperberg. Quien afirma que la capacidad que tienen para aprender nuevos sonidos también les ayuda a incorporarse a otra bandada en caso de ser necesario, pues cada una posee dialectos y canciones propias.

“En la naturaleza, un loro solitario es un loro muerto, necesita de la bandada para buscar alimentos y protegerse de los depredadores”, expresó la especialista. “Siempre buscan integrarse a su entorno, cuando imitan a las personas, esperan integrarse al ser humano”.

Compartir en:

DEJA TUS COMENTARIOS

>