Este Año Podrían Haber Más Terremotos Debido a la Rotación de la Tierra

MundoCiencia Oficial
Compartir en:

Una nueva investigación sugiere que debido a una pequeña desaceleración en la rotación de la Tierra, es posible que este 2018 se generen más terremotos de lo habitual.

Según un estudio presentado en diciembre 2017 en la reunión anual de la Sociedad Geológica de América (EE.UU.), los últimos períodos de rotación lenta –sucedidos en los últimos 100 años– han coincidido con más terremotos de los que ocurren en promedio. “Se conoce bien la cantidad de terremotos que sucedieron cada año durante el siglo pasado, al igual que los cambios que hubo en la tasa de rotación de la Tierra; por ello, lo que hemos hecho es comparar éstas dos listas de cifras, encontrando una útil e interesante relación”, afirmó el coautor del estudio, Roger Bilham, geofísico de la Universidad de Colorado Boulder (EE.UU.), a través de un correo electrónico dirigido al portal web Live Science.

tygfy

Los sismos se generan a partir de fallas geológicas. La más significativa actualmente es la falla de San Andrés -en la imagen, por su gran potencial de producir un terremoto sin precedentes. Abarca 1.300 kilómetros de las costas de EE.UU y México. Foto: Wikimedia.org

La explicación que prevalece entre los científicos es que a medida que la rotación de la Tierra disminuye, el ecuador se encoge. Sin embargo “las placas tectónicas no se encogen tan fácilmente como el resto de la superficie terrestre, lo que hace que los bordes de éstas se compriman y aumenten el estrés en sus límites, aumentando así las probabilidades de que ocurran más terremotos incluso cuando la presión no sea enorme” dijo Bilham.

Un Interesante Patrón Histórico

Bilham y su colega Rebecca Bendick, geofísica de la Universidad de Montana en Missoula (EE.UU.), han observado la historia de los terremotos de magnitud 7.0 o superior desde el año 1900. En promedio, hubo alrededor de 15 grandes terremotos por año, sin embargo, hubo también ciertos períodos en los que el planeta experimentó entre 25 y 35 terremotos anuales superiores a la magnitud 7. Cuando el equipo profundizó en estos hallazgos, encontró que esos períodos coincidían con los tiempos en los que la Tierra giraba de forma más lenta, es decir, aquellos durante los cuales los días se hacen un poco más largos.

Bilham afirmó que gracias a que la NASA rastrea la duración del día hasta el microsegundo, estas reducciones en la rotación de la Tierra son predecibles con cinco años de anticipación.

El mayor terremotos registrado hasta la fecha fue el Gran Terremoto de Chile, registrado en 1960, que alcanzó una magnitud de 9,5 grados. Foto: Wikimedia.org

El mayor terremoto registrado hasta la fecha fue el Gran Terremoto de Chile, registrado en 1960, que alcanzó una magnitud de 9,5 grados. Foto: Wikimedia.org

Por lo tanto, con base en los datos suministrados por la NASA se puede decir que el año pasado la Tierra entró en un período de rotación prolongada más lenta, lo que trae como consecuencia que este año sea propenso a tener más temblores y eventuales terremotos. Según lo que explica Bilham, mientras que un año promedio pueden verse alrededor de 15 terremotos de magnitud 7 –o más, los próximos cuatro años podrían documentarse más 20 terremotos anuales de esas proporciones. Sin embargo, es probable que este efecto impacte sólo a las fallas que ya están bajo estrés y que por ende tienen un alto riesgo de ruptura.

Un Efecto Posible

Amos Nur, geofísico de la Universidad de Stanford en California (EE.UU.), no participó en la investigación pero de igual modo afirmó que “aún cuando la velocidad de rotación cambie muy poco, el tamaño de la masa [de la Tierra] y la inercia son tan grandes, que no necesariamente tiene que ocurrir un gran cambio en la rotación para tener una modificación en el estrés de las placas. Esto es un efecto posible muy interesante”.

Los científicos aún no comprenden con exactitud qué es lo que origina los terremotos y hasta hoy no existe forma de predecirlos. De acuerdo con Nur, sería imposible identificar con plena exactitud algún terremoto a partir de la rotación de la Tierra; no obstante, hay formas de validar la idea básica de los investigadores. “El próximo paso sería intentar modelar –nuevamente– lo que sucede con el estrés dentro de la Tierra cuando su rotación cambia. Esto no es nada ridículo, es un hecho bastante factible e interesante”, dijo Nur a Live Science.

Fuentes: NASA.gov, LiveScience.com, Wikipedia.org

Compartir en:

DEJA TUS COMENTARIOS

>