Restauran Conciencia de un Hombre que Tenía 15 Años en Coma

MundoCiencia Oficial
Compartir en:

Un reciente estudio ha revelado que es posible restaurar la conciencia en pacientes que han estado durante un largo tiempo en estado vegetativo. Investigadores del Insituto de Ciencias Cognitivas ISC (ISC) Marc Jeannerod, en Francia, utilizaron un novedoso método para estimular el cerebro a través del nervio vago.

Estimulación eléctrica

Actualmente, los médicos suelen diagnosticar con “trastornos del estado de la conciencia” a aquellas personas que estuvieron durante mucho tiempo en estado de coma o vegetativo, siendo casi imposible curarlas. De hecho, sólo una leve recuperación puede resultar incierta en el mejor de los casos.

Sin embargo, un nuevo estudio se ha transformado en una luz de esperanza tanto para pacientes como para la medicina en general. Un equipo de investigadores del ISC Marc Jeannerod, han logrado restaurar signos de conciencia en un hombre de 35 años que estuvo en estado vegetativo durante 15 años. El éxito fue alcanzado utilizando un método denominado estimulación del nervio vago (VNS).

Generalmente, el procedimiento es aplicado a pacientes con epilepsia o depresión. El VNS envía leves estímulos de energía eléctrica al cerebro a través del nervio vago y en intervalos regulares. Debido a que este nervio conecta el cerebro con varias partes del cuerpo, incluyendo el intestino, es fundamental para mantener activas ciertas funciones esenciales del organismo, como caminar o mantener la vigilia.

Los médicos implantaron a nivel de tórax un dispositivo para estimular el nervio vago en un paciente que se encontraba en estado vegetativo a causa de un accidente automovilístico. El procedimiento fue realizado por el doctor Jacques Luauté y su equipo de cirujanos.

El nervio vago (del lat. nervus vagus) o nervio neumogástrico es el décimo de los doce pares craneales (actualmente se denominan nervios craneales). Nace del bulbo raquídeo e inerva la faringe, el esófago, la laringe, la tráquea, los bronquios, el corazón, el estómago, el páncreas, el hígado y vísceras

El nervio vago es el décimo de los doce pares craneales. Nace del bulbo raquídeo e inerva la faringe, el esófago, la laringe, la tráquea, los bronquios, el corazón, el estómago, el páncreas, el hígado y vísceras. Foto: Unsplash.com

La esperanza nunca está perdida

Después de un mes de tratamiento, el sujeto mostró capacidades de respuesta notablemente mejoradas. Fue capaz de responder a comandos simples, como seguir un objeto con la mirada o girar la cabeza cuando se le pedía. Asimismo, manifestó una mejor concentración, al poder quedarse despierto escuchando al terapeuta que le leía un libro. Por otro lado, su capacidad para responder a amenazas fue en parte recompuesta, pues denotaba sorpresa cuando uno de los investigadores se le acercaba y el paciente abría más los ojos.

Varias pruebas cerebrales fueron muestras también de una mejor actividad neuronal. En las regiones del cerebro involucradas con el movimiento, la sensorialidad o la conciencia, hubo un marcado incremento de actividad según los datos del electrocardiograma. Esto es determinante a la hora de distinguir una persona vegetativa y otra con un mínimo grado de conciencia. Mientras tanto, gracias al uso de tomografías computarizadas, el equipo de médicos detectó un aumento en las funciones metabólicas, sobre todo en regiones corticales y subcorticales del cerebro, lo que se traduce en mejores conexiones para las interacciones neuronales.

En resumen, luego de 15 años en estado vegetativo, el paciente obtuvo una restauración parcial de su conciencia, lo que hasta el momento se consideraba imposible. Antes de esta investigación, era habitual pensar en medicina que un individuo diagnosticado con trastornos del estado de la conciencia por más de 12 meses, ya era un caso perdido.

Le llaman “estado vegetativo persistente” o "estado comatoso persistente" a una condición clínica en que la persona no da ningún signo evidente de consciencia de sí o del ambiente, y parece incapaz de interactuar con los demás o de reaccionar a estímulos adecuados. Foto: Pixabay.com

Le llaman “estado vegetativo persistente” o “estado comatoso persistente” a una condición clínica en que la persona no da ningún signo evidente de consciencia de sí o del ambiente y parece incapaz de interactuar con los demás o de reaccionar a estímulos adecuados. Foto: Pixabay.com

Este estudio demuestra que “es posible mejorar la presencia de un paciente en relación con el mundo”, comentó Angela Sirigu líder también del proyecto. “La plasticidad neuronal y la restauración del cerebro aún son posibles, incluso, cuando la esperanza parece estar perdida”.

Además, el estudio demuestra “la fascinante capacidad de nuestra mente para crear experiencias conscientes”. Los investigadores eligieron un caso difícil a propósito, con el fin de eliminar la posibilidad del azar. No obstante, los integrantes del proyecto esperan llevar a cabo un estudio colaborativo mucho más amplio para confirmar sus hallazgos.

Fuente: Futurism.com, Wikipedia.org, Drugs.com

Compartir en:

DEJA TUS COMENTARIOS

>