Mini pigs: ¿Reemplazarán a los perros y a los gatos como mascotas?

Los mini pigs son cerditos de tamaño pequeño que empiezan a ser cada vez más populares como mascotas. Se adaptan a cualquier espacio y son manipulados genéticamente para que no crezcan o engorden en exceso al llegar a la edad adulta; estos procesos de manipulación se llevan a cabo en laboratorios que se dedican a “fabricar” mini cerditos.

En un principio, estos pequeños animales fueron creados con el fin de experimentar y estudiar ciertas enfermedades que puede sufrir el ser humano, pero recientemente el Instituto de Genómica de Beijing (BGI) propuso el uso de estos animales con fines domésticos, además de científicos.

Los cerditos llegan a pesar hasta 13 kilogramos cuando llegan a su edad adulta y pueden conseguirse en el mercado por un precio aproximado de 1.600 dólares.

¿Cómo se consigue genéticamente un mini pig?

En el experimento inicial, los científicos partieron del uso de una especie de cerdos que es más pequeña de lo normal, la Bama. Son animales con un tamaño y peso reducido con respecto a un cerdo regular; mientras que los Bama llegan a un peso máximo de 45 kg, un cerdo corriente puede superar los 100kg.

La idea de utilizar cerdos para poner a prueba la acción de medicamentos, surge porque estos mamíferos tienen evidentes similitudes a nivel fisiológico con el ser humano, muchas más que otros animales usados en experimentos diferentes y, además, los Bama son fáciles de manipular, no son difíciles de alimentar, son más manejables y ocupan menos espacio que un cerdo promedio.

En un inicio, las personas encargadas de desarrollar la investigación tomaron las células fetales de los cerdos Bama y empezaron a clonarlas. Luego, a través de un proceso de modificación genética que recibe el nombre de TALEN (Edición de genomas con nucleasas) y que consiste en inhibir los receptores de las hormonas de crecimiento, se pudo controlar el tamaño deseado para el «mini pig».

El mini cerdito que conocemos, se gestó al fusionar uno de los cerdos modificados genéticamente con una hembra Bama de tamaño normal. El animal conservó las características originales de sus padres pero, al bloquear uno de los receptores de crecimiento, el tamaño respondió a lo esperado por los científicos y fue ideal para los experimentos sobre enfermedades humanas.

Han sido usados para estudios relacionados con células madre, con los microbios intestinales y el síndrome de Laron, una variación de enanismo que se da por la mutación en el receptor de la hormona de crecimiento en el ser humano (el mismo que se bloquea en la manipulación genética de los pequeños cerdos).

Aunque hasta ahora no se han reportado condiciones de salud graves en estos cerditos, se sabe que los animales que han sufrido un proceso de clonación, pueden desarrollar problemas de salud, además de las consideraciones éticas que han generado importantes polémicas.

Otro punto a considerar antes de pensar en tener un mini pig como mascota, es que los procesos genéticos no modifican las conductas naturales de los cerdos. Aunque estén domesticados seguirán respondiendo a sus instintos ligeramente salvajes.

Se dice que con el paso del tiempo, las personas que opten por tener a un mini pig como mascota, podrán elegir incluso el color y el tipo de manchas que tendrán los animales y, hasta el momento, se usa el dinero recaudado por las venta de los mini pigs para financiar los procesos de investigación de la BGI. Posiblemente en tiempos cercanos también se realicen modificaciones en otras especies como perros y gatos.

Finalmente, cabe mencionar que los costos del cerdito mascota pueden ser muy variables, dependiendo de la ubicación geográfica del comprador y de las condiciones en que tenga que hacerse el envío.

DEJA TUS COMENTARIOS