La NASA busca prolongar el tiempo útil de los alimentos

28 enero 2017  |  NeoCosmos Oficial
Compartir en:

Científicos de la NASA trabajan en tecnologías para prolongar el tiempo útil de los alimentos hasta siete años. Eso es más del triple de tiempo que los alimentos actualmente transportados a bordo de la Estación Espacial Internacional se consideran en condiciones para ser ingeridos, dijo Kloeris, gerente del Laboratorio de Sistemas de Alimentos Espaciales de la NASA en el Centro Espacial Johnson en Texas.

Lo que no quiere decir que los alimentos, incluyendo la cena que los astronautas de la NASA Shane Kimbrough y Peggy Whitson comparten con los tripulantes a bordo de la estación espacial el jueves, sean inseguros para comer o provean la misma nutrición después de dos años.

El sabor y la nutrición son algunos de los retos clave que enfrentan los científicos mientras trabajan para desarrollar alimentos que mantendrán a los astronautas felices, sanos y productivos durante una misión de tres años a Marte.

Debido a que los alimentos estarán entre la carga que se transportará a Marte antes de que lleguen las personas, la NASA calcula que necesita tener una vida útil de entre cinco y siete años. Los astronautas comerían los alimentos más viejos durante el viaje de seis a nueve meses de regreso a la Tierra.

Un pavo de siete años no suena muy apetecible, pero la NASA, en colaboración con investigadores militares, está revisando dos tecnologías que podrían hacerlo realidad.

El primer método, llamado procesamiento de alta presión, es similar a cómo los alimentos enlatados se preparan hoy en día, sólo que con menos calor y más presión.

Según Kloeris, la idea sería que la calidad inicial de la comida, luego del procesamiento, sea alta y que tenga un elevado contenido de nutrientes porque se está utilizando menos calor. Al haber empezado con una mejor calidad, la comida tomaría más tiempo en degradarse por lo que sería comestible por más tiempo.

El procesamiento de alta presión ya se utiliza actualmente para algunos productos refrigerados, como bolsas de guacamole, que, si se prepara de la forma en que se procesan los alimentos enlatados, sería negro en lugar de verde.

El segundo método se conoce como esterilización por microondas, y funciona calentando y enfriando rápidamente los alimentos. Debido a que el calor se aplica durante un período de tiempo más corto, en teoría, debe comenzar con una calidad superior y seguir siendo comestible por más tiempo.

La NASA también está evaluando la cantidad de variedad de alimentos que se necesita para mantener la salud física, psicológica y emocional de los tripulantes de la estación espacial.

Entre los 200 artículos variados en la despensa de la estación se encuentran los alimentos tradicionales para la cena de Acción de Gracias, incluyendo pavo en rodajas, aderezo de maíz, guisantes, champiñones y varios postres.

Algo con lo que cuentan los astronautas que no se encuentra disponible para nosotros es una vista a la Tierra desde el espacio.

Según Sandy Magnus, una astronauta retirada, sean días festivos o no, tener una vista como esa hace que uno aprecie la belleza de nuestro planeta. También agregó que si todos se tomaran un momento en esos días para intentar capturar ese sentimiento, entonces salir y observar la hermosura del cielo azul, escuchar el viento soplar hacer mover las hojas de los árboles, y oler el aroma de la lluvia harían que hubiese menos negatividad en el mundo. Para finalizar, ella piensa que a veces no nos detenemos para apreciar la belleza de lo que tenemos alrededor.

Compartir en:

DEJA TUS COMENTARIOS

>