La edición del genoma humano: nuevos horizontes y dilemas

LatinMedia Inc.
Compartir en:

Las técnicas de biología molecular han ido avanzando a pasos agigantados en los últimos años. Cada vez se disponen de más y mejores herramientas para modificar secciones del genoma de manera sencilla y relativamente barata. Las implicaciones de estos avances son en general positivas para el desarrollo humano, pero con ellas llegan nuevos dilemas éticos que hay que tener en cuenta.

Sistema CRISPR-Cas9: la última herramienta para la edición del genoma

Las modificaciones en el genoma de un organismo no son ninguna novedad y ya llevan haciéndose desde hace varias décadas. Sin embargo, hasta ahora estos procesos eran bastante costosos y requerían mucho tiempo. Además, los genes que se podían introducir lo hacían en lugares aleatorios y en un número de copias indeterminado.

Sin embargo, con el Sistema CRIPSR-Cas9 todos estos problemas se han solventado y editar un genoma resulta más sencillo y eficiente que nunca. Para entender un poco mejor el sistema, vale la pena explicar que las regiones CRISPR son zonas del ADN que contienen repeticiones cortas de secuencias de 24 a 48 pares de bases. Asociados a estas regiones encontramos algunos genes que codifican proteínas relacionadas con ellas, son los genes Cas. Algunos de ellos todavía son bastante desconocidos, pero el gen Cas9 sí se ha estudiado en profundidad y la proteína que codifica es una nucleasa que se encarga de realizar cortes en la cadena doble del ADN. Combinando el conocimiento de CRISPR y de Cas9 se ha conseguido avanzar en las técnicas de biología molecular relacionadas con la edición del genoma a un ritmo frenético.

Sin embargo, el abanico de posibilidades que se abre con esta innovación científica puede tener repercusiones más allá de la ciencia. En muchas ocasiones los organismos reguladores globales o de algunos países concretos no pueden seguir el ritmo de los avances científicos y por ello ocurren ciertos vacíos legales/morales que ponen en duda el buen uso que se puede hacer de este tipo de técnicas.

Posibles implicaciones y peligros

No es necesario ser alarmista con cada avance científico importante que ocurra, pero siempre es conveniente ser precavidos y estudiar las posibles consecuencias que podría tener. La implicación más cuestionable que este sistema sería la modificación de embriones humanos. Es algo que se lleva estudiando bastante tiempo para fines terapéuticos, aunque el estado de la tecnología de modificación del genoma no ha permitido una aplicación masiva. Sin embargo, ahora que se puede conseguir más fácilmente el problema radica en diferencias cuáles son las aplicaciones para las que sería válido y cuáles no. Dónde está la línea entre los fines terapéuticos y otros más superficiales.

No sólo con los humanos se abre un campo controvertido, con otros animales también se puede aplicar la técnica de CRISPR-Cas9 y así editar el genoma a nuestro antojo. Ya hay algunos experimentos en los que se han producido perros mucho más fuertes mediante la introducción de algún gen relacionado con el desarrollo muscular.

La industria alimentaria también puede sacar partido a esta tecnología para crear vacas que den más leche o cerdos que den más carne, por poner algunos ejemplos. La modificación de los animales y las plantas para nuestro propio beneficio no es algo nuevo, la humanidad lleva haciéndolo desde hace muchísimos años. Forzando el cruce entre especies o seleccionando solo aquellas que nos resultaban beneficiosas son también formas de modificar el genoma de una especie, aunque de una forma muchísimo más lenta y menos controlada de lo que ahora podemos conseguir.

Ahí radica la importancia de las leyes y regulaciones que tratan estos temas. Es importante que antes de que se conviertan en algo más accesible de lo que ya son, haya expertos que limiten o dirijan hacia propósitos loables los avances tecnológicos. Las herramientas están ahí, el uso que se haga de ellas, es otro tema. Lo que está claro es el sistema CRISP-Cas9  y la edición del genoma van  a dar mucho que hablar en los próximos años.

Compartir en:

DEJA TUS COMENTARIOS

>