Kiri, el árbol que podría salvar el planeta

19 julio 2017  |  LatinMedia Inc.
Compartir en:

La Paulownia Tormentosa, más conocida como Kiri o árbol Emperatriz, es originario de China. Con su enorme tamaño, puede alcanzar los 27 metros, con un tronco entre 7 y 20 metros de diámetro. Sus hojas verde intenso pueden tener hasta 40 centímetros de ancho, con flores lilas muy vistosas. Se hizo conocido como planta ornamental en Japón, extendiéndose a Europa en el siglo XIX.

En Texas, Estados Unidos,  -donde el suelo, el aire y el agua están muy contaminadas- está siendo muy usado por su capacidad para crecer en suelos no fértiles (donde ninguna otra planta sobreviviría) y aporta nutrientes de los que carecen los suelos, transformándolos en fértiles. Tolera muy bien la polución, absorbiendo diez veces más cantidad de dióxido de carbono (CO2) que cualquier otro árbol.

Estas cualidades podrían convertirlo en el árbol perfecto para paliar los efectos del cambio climático, ya que además emite enormes cantidades de oxígeno.

Un árbol de usos múltiples y crecimiento ultra rápido

Ecológicamente hablando, el Kiri ofrece variados usos. Sus hojas pueden utilizarse como forraje (alimento animal) por su gran valor nutricional. Son muy buenas para la alimentación de ganado y aporte al compost.

En centrales térmicas o sistemas de calefacción, el Kiri se utiliza transformando los cultivos en pellets. Estos son pequeñas pastillas cilíndricas obtenidas mediante aglomeración y densificación de la madera.

Es un excelente biocombustible sólido, capaz de sustituir o complementar el carbón, el coque (combustible sólido formado por la destilación de carbón bituminoso calentado a altísimas temperaturas sin contacto con el aire) y el fuel-oil. Y lo más importante, tiene cero emisión de dióxido de carbono, algo que resulta tan importante disminuir en nuestros tiempos.

Como si esto fuera poco, sus hojas sirven para hacer un sabroso té, sus flores tienen un excelente aroma y atraen abejas que producen una excelente miel.

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/d/da/K_ND_503.03.27_Blauglockenbaum_3.jpg/1024px-K_ND_503.03.27_Blauglockenbaum_3.jpg

Flores del árbol Kiri. Créditos: Wikimedia.org

El Kiri también resiste agresiones extremas como el fuego, ya que regenera raíces y vasos de crecimiento de forma muy rápida, incluso en terrenos nutricionalmente pobres. De hecho, es el árbol de crecimiento más rápido, ya que en sólo ocho años llega al tamaño de un roble de cuarenta. Este aliado del medioambiente, absorbe 10 veces más dióxido de carbono que cualquier otro árbol y emite considerables cantidades de oxígeno.

Estrictamente hablando, el Kiri no es un árbol propio de zonas áridas, pero se incluye en muchos programas por su versatilidad y velocidad de crecimiento. Desde el punto de vista económico, hace un excelente uso de los recursos naturales disponibles y dada su capacidad de crecimiento, la generación de biomasa es de las más altas del reino vegetal. En relación con otras especies, el Kiri también ahorra agua, ya que en una temporada puede crecer mucho más que otras especies en varios años.

Super características:

  • Ornamental, flores llamativas
  • Melífero (capaz de producir miel)
  • Sencillo de cultivar
  • Especie muy resistente
  • Aprovecha aguas depuradas (incluso las residuales)
  • Crecimiento muy rápido (varios metros por año)
  • Alcanza un gran tamaño (hasta 30 m)
  • Muy buen corta vientos y fuente de sombra
  • Sus hojas sirven como forraje
  • Enriquece el suelo aportando buena materia orgánica al mismo
  • Sus hojas aportan nitrógeno al suelo al descomponerse
  • Funciona en sistemas agro-forestales (no es una especie excluyente)
  • Su madera es muy útil y de alta calidad
  • Se puede talar con 6 – 10 años
  • Útil para la regeneración de suelos y lucha contra la erosión
  • Resiste una amplia variedad de climas y suelos
  • Una vez desarrollado tiene una mínima demanda de agua

Su único aspecto “negativo”, radica en que no logra crecer cuando tiene que competir con otros árboles más altos que le dan sombra. Además, sin prevención, puede resultar muy invasivo, convirtiéndolo en una amenaza ecológica en lugar de una solución. El Kiri debe ser controlado y plantado correctamente.

Muchos hablan del Kiri como el árbol del futuro, aunque en el presente ya está siendo aprovechado contra la desertificación y el calentamiento global.

Fuentes:

– Eco2 International: http://www.eco2-international.com/

– Eco Inventos Green Technology: http://ecoinventos.com/

– National Invasive Species Information Center (NISIC), USA:  http://www.invasivespeciesinfo.gov/

Compartir en:

DEJA TUS COMENTARIOS

>