Cómo la Tecnología Mejorará Nuestras Capacidades Cognitivas

6 noviembre 2017  |  MundoCiencia Oficial
Compartir en:

El siguiente paso del Homo Sapiens

Algo en lo que todos estamos de acuerdo, al menos visto desde el punto de vista científico, es que los seres humanos evolucionan. Hoy en día los contrastes generacionales son más evidentes que nunca, abriendo la discusión sobre nuestro futuro como especie y el impacto que tendrá la tecnología en la forma que evolucionamos.

El neurocientífico y profesor de la Universidad Stanford (EE.UU.), E.J. Chichilnisky, quien está trabajando en el desarrollo de una retina artificial para personas que perdieron la vista, comentó lo siguiente en una entrevista para el portal web Futurism.com:

“En el futuro manipularemos el desarrollo de nuestros cerebros, reemplazando el lento proceso de la selección natural. Esto lo haremos mediante dispositivos en forma de implantes cerebrales u órganos mejorados artificialmente, que aumentarán significativamente nuestras capacidades cognitivas”.

Por su parte, el profesor de biología en la Universidad de Toronto (Canadá), Blake Richards, dijo [refiriéndose a las declaraciones del Dr. Chichilnisky] que “no es una idea descabellada, esto perfectamente podría ser posible”.

Científicos ya han creado artefactos que interactúan con el cerebro, como es el caso de la estimulación cerebral -pequeñas corrientes eléctricas emitidas por implantes cerebrales a modo de circuitos, los cuales ayudan a mejorar síntomas del Parkinson y del trastorno obsesivo compulsivo.

Inserción de un electrodo para la estimulación cerebral profunda. Foto: Wikimedia.org

Inserción de un electrodo para la estimulación cerebral profunda. Foto: Wikimedia.org

Es fácil imaginar cómo este tipo de tecnología puede ir más allá de la medicina y cómo se desarrollará para ayudar a mejorar nuestras capacidades tanto físicas como psíquicas.

El Desafío Científico y Tecnológico de “Perfeccionar la Mente”

No obstante, tecnologías como los implantes cerebrales u órganos artificiales continúan en estado prematuro. Si bien hoy podemos emplear estas invenciones para mejorar la calidad de vida de personas con alguna discapacidad o enfermedad terminal, falta mucho para que podamos potenciar y perfeccionar las capacidades cognitivas del cerebro. “Un acto tan sencillo como responder a alguien mientras nos vestimos sigue siendo un misterio desde el punto de vista neurológico”, afirmó Richards.

“Los humanos estamos limitados por nuestras propias capacidades”, expuso Bryan Johnson, fundador y CEO de Kernel, una empresa que diseña hardware y software para aumentar la inteligencia humana. “Lamentablemente seguimos  en una época donde escasea la neurotecnología”.

Sin embargo, científicos de todo el mundo están trabajando para cambiar esta realidad. “¿Cómo conectarse con un gran número de neuronas cerebrales sin dañarlas?”, se cuestionó Richards. “Definitivamente es un problema de ingeniería y espero que podamos resolverlo en algún momento”.

Hasta ahora, la tecnología sólo permite documentar nuestras reacciones neuronales a determinados estímulos. No hemos conseguido penetrar en el complejo entramado de las conexiones sinápticas que hacen posible el pensamiento abstracto. Y para conseguir esto, los científicos no tienen otra salida que recabar aún más datos sobre el cerebro.

Aunque esta complejo y romántico proyecto de “perfeccionar la mente” podría parecer movido por mero ego científico, Johnson destaca que “la inteligencia es el recurso de mayor importancia para la humanidad. Cada una de nuestras decisiones están mediadas de alguna manera por ella. Incluso estamos dando a luz nuevas formas de inteligencia [hablando sobre la inteligencia artificial]”.

Las sociedades contemporáneas se adaptarán con mayor facilidad a la tecnología, de hecho, ya está sucediendo. Los avances tecnológicos modifican aquellas habilidades que consideramos valiosas. Los smartphones han hecho que los niños no necesiten memorizar tanto como sus padres o abuelos. Dispositivos más sofisticados, como los implantes cerebrales, podrían llevar estos cambios a un siguiente nivel, alterando incluso el desarrollo de nuestras capacidades cognitivas.

Sin duda que los smartphones son la mayor evidencia de cómo la tecnología irrumpe en nuestras vidas, creando nuevas formas de comunicarnos. Foto: Unsplash.com

Sin duda que los smartphones son la mayor evidencia de cómo la tecnología irrumpe en nuestras vidas, creando nuevas formas de comunicarnos y rediseñando nuestras habilidades cognitivas. Foto: Unsplash.com

Construyendo nuestro futuro

Los seres humanos somos adaptables por naturaleza, hemos conseguido utilizar nuestro ingenio para mejorar las condiciones materiales que nos rodean, pasando por el fuego y las flechas (los cuales significaron una avance en los métodos para preparar alimentos y cazar animales), hasta llegar a la reciente revolución informática.

“Hoy en día nos distinguimos de nuestros antepasados en la manera en cómo interactuamos con la tecnología”, dijo Richards. “Aunque los detractores de los avances modernos argumenten que la tecnología afecta la forma natural en que deberíamos evolucionar, lo cierto es que el hombre se adaptará a esos cambios”.

Aunque sabemos que la evolución, entendida como selección natural, es un proceso lento; por lo que cabría preguntarse si seremos capaces de seguir el ritmo evolutivo que muestran los avances tecnológicos sin quedarnos obsoletos en el intento.

No obstante, la tecnología por su parte también podría acelerar transformaciones en la biología humana. “Si al utilizar implantes cerebrales lográsemos establecer conexiones de mente a mente, como la telepatía, compartiendo recuerdos y experiencias, eso sin duda generaría un gran cambio biológico”, expresó Richards.

Sin embargo, al igual que todos los cambios, resulta imposible determinar con certeza si mejorarían la vida humana. “Puede que nos hagan más fuertes, rápidos e inteligentes, pero ¿seguiremos siendo igual de empáticos e intuitivos?”, cuestionó la neuróloga Tara Swart.

El término Cíborg se utiliza para denominar a aquellos seres humanos mejorados gracias a la tecnología. Foto: Pixabay.com

El término Cíborg se utiliza para denominar a aquellos seres humanos mejorados gracias a la tecnología. Foto: Pixabay.com

Es posible que los humanos del futuro sean muy diferentes de los actuales, con cosmovisiones distintas, así como con nuevas formas de ocio, las cuales ni siquiera han sido pensadas. Indudablemente que la tecnología tendrá un papel protagónico en toda esa revolución, pero pocos cuestionan hoy qué efectos específicos traerá en el futuro.

“Cuando miras hacia atrás en la historia, encuentras lo malo que han sido los hombres para predecir el futuro, especialmente cuando se trata de avances tecnológicos”, comentó Johnson. Quizás lo mejor sea sólo esperar a que llegue nuestro futuro y no intentar predecirlo.

Fuentes: Popsci.com, Futurism.com y Wikipedia.org.

Compartir en:

DEJA TUS COMENTARIOS

>