Manipular la Radiación Solar ¿Una Solución Para el Cambio Climático?

30 octubre 2017  |  MundoCiencia Oficial
Compartir en:

Geoingeniería solar

Científicos están considerando seriamente ejecutar un plan de geoingeniería medioambiental con el fin de combatir el cambio climático y mitigar algunos de sus nefastos efectos. Para llevar a cabo el proyecto, sería necesario liberar aerosol de sulfato en el límite superior de la atmósfera, los que lograrían reflectar algunos rayos del Sol y esto en teoría, reduciría el calentamiento global.

La medida podría contribuir a detener las evidentes consecuencias negativas del cambio climático, como el blanqueamiento de los corales o la mayor frecuencia e intensidad de los huracanes. James Crabbe, bioquímico de la Universidad de Bedfordshire, en Reino Unido, está realizando un estudio para definir qué tipo de consecuencias podría tener esta clase de geoingeniería en la región del Caribe, donde se está desarrollando la investigación. El especialista afirmó: “Estamos convencidos de que si inyectamos dióxido de azufre en la atmósfera, las temperaturas de la superficie del mar disminuirían significativamente para el 2070”.

El equipo de Crabbe utilizó diferentes modelos computacionales para simular lo que ocurriría si ejecutasen este plan. En los ensayos, la aplicación de geoingeniería solar mitigó considerablemente el blanqueamiento de los corales al impedir que las temperaturas oceánicas en la región aumentaran. Además, la frecuencia de los huracanes también disminuyó, otorgando a los arrecifes de coral más tiempo para recuperarse pasadas las tormentas.

Geoingeniería

Los arrecifes de coral albergan la mayor parte de la biodiversidad del mar. Sin embargo, su delicado equilibrio está siendo amenazado por el cambio climático. Foto: Pixabay.com

Factores a considerar

Naturalmente, alteraciones ambientales como estas presentan muchas interrogantes. “Una de las principales preocupaciones de controlar la radiación solar en el planeta no es su efectividad, sino sus efectos secundarios”, comentó Rob Bellamy, del Institute for Science, Innovation, and Society, de la Universidad de Oxford (Reino Unido). Advirtió sobre los potenciales problemas que pueden surgir por alterar estos delicados ecosistemas, “se podrían perturbar patrones climáticos regionales como las temporadas de lluvia”, las cuales son de vital importancia tanto para la flora y fauna, como para la agricultura y la economía.

Así, estas variaciones climáticas podrían influir directamente en la calidad de vida de las personas tanto a nivel regional como local, de manera que si bien algunas partes del mundo notarán las bondades de la geoingeniería, otras se verán obligadas a enfrentar sus consecuencias adversas.

Aunque poner a prueba los efectos que tendría este tipo de tecnologías en el mundo real, más allá  de simulaciones, resulta controversial para muchos. El problema radica en que los científicos no pueden asegurar que luego de implementar modificaciones en la atmósfera y estas fuesen negativas, tengan la capacidad para revertir su intervención.

Incluso en el caso de que los cambios sean probados, demuestren ser beneficiosos y puedan implementarse, aun así los científicos no podrían garantizar en el largo plazo la seguridad climática global. Bellamy cuestiona qué sucedería si el sistema de geoingeniería se detuviese a causa de, por ejemplo, un ataque terrorista. Sugiriendo luego que, “las temperaturas globales volverían al punto donde estaban antes de ser alteradas”. No obstante, ello podría conducir a un abrupto aumento de las temperaturas, lo cual sería todavía más perjudicial.

Experimentar con las temperaturas en el planeta es muy delicado, de salir mal, podría representar nuestra propia destrucción. Foto: Pixabay.com

Controlar las temperaturas del planeta es algo sumamente delicado, pues de no tener los resultados esperados, podría significar nuestra propia aniquilación. Foto: Pixabay.com

Lo que sí es un hecho, es que los niveles actuales de efecto invernadero, producto del calentamiento global, significarán en el mediano y largo plazo, la inevitable destrucción de la Tierra y sus habitantes, por lo que se deben tomar imperiosamente acciones desde ya.

Aún queda mucho por investigar para encontrar una solución sin grandes riesgos y que nos beneficie a todos. Además, cualquiera que sea el plan, tiene que obedecer a una visión global e integradora, abordando el problema desde múltiples aristas y considerando distintas acciones simultánemente.

Fuentes: NewScientist.com, Futurism.com, Popular Science.

Compartir en:

DEJA TUS COMENTARIOS

>