Los Cerebros de Cerdo Podrían Mantenerse Vivos Fuera del Cuerpo

Cognopolis
Compartir en:

En una reunión de la National Institutes of Health (NIH) realizada el pasado mes, Nenad Sestan, neurocientífico de Yale,, compartió un poco de información que esperaba se mantuviera confidencial:

Había encontrado una forma de mantener “vivo” el cerebro de los cerdos fuera del cuerpo hasta por 36 horas.

“Cerebros vivos”

Hoy, MIT Technology Review informó sobre los comentarios proporcionados por Sestan en la reunión del 28 de marzo. Sestan dijo a la publicación que “no tenía la intención … de hacerlo público.”

Según el informe, Sestan y su equipo obtuvieron entre 100 y 200 cerebros porcinos de un matadero. Luego, restablecieron la circulación en el cerebro cuatro horas después de la decapitación usando “un sistema de bombas, calentadores y bolsas de sangre artificial mantenida a la temperatura corporal”

Lo que encontraron fue “alucinante”. Según Sestan, miles de millones de células cerebrales estaban activas y saludables.

Los cerebros de cerdo no mostraron actividad eléctrica, solo una onda cerebral plana similar a la de una persona en coma. Eso llevó a los investigadores a concluir que los cerebros no tenían ningún tipo de conciencia.

“Ese cerebro animal no tiene consciencia de nada, estoy muy seguro de eso”, dijo Sestan al grupo en la reunión de NIH.

Puede que no hayan estado conscientes, pero eso no significa que no estuvieran vivos.

“Estos cerebros pueden estar dañados, pero si las células están vivas, es un órgano vivo”, dijo a Tech Review Steve Hyman, uno de los expertos en neurociencia informados sobre el trabajo de Sestan. “Está en el límite de los conocimientos técnicos, pero no es tan diferente de preservar un riñón”.

Cerebro humano

Cuando el equipo de Yale comenzó su proyecto de cerebro de cerdo esperaban poder crear un mapa de las conexiones en el cerebro humano. Cuanto mejor comprendan los investigadores, mejor equipados estarán para comprender todo, desde el autismo hasta el envejecimiento, y quizás puedan crear interfaces avanzadas entre el cerebro y la computadora.

Además, Sestan señaló que los cerebros de cerdo reanimados podrían “convertirse en conejillos de indias” para probar tratamientos experimentales contra el cáncer o el Alzheimer.

Durante la reunión de la NIH, Sestan dijo que espera que el proyecto pueda reproducirse en otras especies, incluyendo los primates. Eso significaría que probablemente tenemos la tecnología en este momento para devolver un cerebro humano a (alguna forma de) la vida.

Y eso plantea algunos problemas éticos serios.

Problemas éticos con el cerebro humano

Justamente hoy, Sestan y otros 16 científicos publicaron un editorial en Nature afirmando la necesidad de directrices éticas para la investigación del tejido cerebral.

Describen las diversas formas que podría tomar este tejido, como muestras extraídas mediante cirugía o tejido cultivado en un laboratorio a partir de células madre, señalando que “cuanto más se asimila a un proxy el cerebro humano funcional, más éticamente problemático se vuelve”.

Y, francamente, necesitamos estas pautas en este momento porque la gente se está inquietando para intentar eso. El mes pasado, una startup llamada Nectome hizo anuncios donde ofrecían transmitir los datos de los cerebros de los clientes que murieran primero (a principios de este mes, MIT cortó los lazos con dicha organización).

No se distingue mucho entre este cerebro y un cerebro humano real. Necesitamos resolver la ética de experimentar con ellos más temprano que tarde.

Compartir en:

DEJA TUS COMENTARIOS

>