Átomos de Nuestro Cuerpo Provienen de Más Allá de la Vía Láctea

LatinMedia Inc.
Compartir en:

La mitad de los átomos de nuestro cuerpo vinieron de más allá de la Vía Láctea, según un reciente estudio realizado por un equipo de astrónomos. A través de una serie de simulaciones por computadora, los científicos han descubierto que la mitad de los átomos encontrados en la Vía Láctea y por lo tanto en nuestros cuerpos, tienen orígenes extragalácticos.

Un Origen Bastante Diverso

En vista de esto, la afirmación de que los seres humanos estamos hechos de estrellas tendría una connotación real. Algunas teorías sostienen hace décadas que un determinado tipo de átomos encontrados en el cuerpo humano también se han encontrado en objetos cósmicos. Un nuevo estudio publicado en las noticias mensuales de la Real Sociedad Astronómica confirma esto y de hecho lleva la teoría un poco más allá.

No solo estamos hechos de estrellas, sino que además casi la mitad de los átomos que componen nuestro cuerpo pueden haber tenido su origen fuera de la Vía Láctea. Foto: pixabay.com

No sólo estamos hechos de estrellas, sino que además casi la mitad de los átomos que componen nuestro cuerpo pueden haber tenido su origen fuera de la Vía Láctea. Foto: pixabay.com

Este grupo de astrónomos, dirigidos por Daniel Anglés-Alcázar de la Universidad Northwestern de Evanston, Illinois, Estados Unidos, afirmaron que los átomos intergalácticos del cuerpo humano provenían de más allá de la Vía Láctea y fueron traidos al Sistema Solar a través de vientos intergalácticos causados por explosiones de estrellas.

Mediante el uso de simuladores por computadora, los astrónomos descubrieron que más de la mitad del material encontrado en galaxias de características similares a la Vía Láctea podría haber venido de cuerpos galácticos cercanos a las mismas. Cuando las supernovas explotan, tienden a arrojar billones de toneladas de átomos con una fuerza tan grande que los mismos tienen la tendencia de escapar de la gravedad de su galaxia y terminan en un cuerpo galáctico cercano más grande.

Formando la Vida

Los astrónomos mencionados descubrieron además que el hidrógeno y el helio de estos átomos terminan formando nuevas estrellas al momento de llegar a su “nuevo hogar” en la galaxia. De manera análoga, los elementos más pesados (creados por las supernovas), generan planetas, cometas, asteroides y potencialmente vida.

Una explosión de supernova causa la expulsión de las capas más externas de una estrella debido a las intensas ondas de choque que se forman, llenado el espacio que las rodea con elementos pesados. Estos restos, de manera eventual componen nubes de polvo y gas que pueden convertirse en nuevas nebulosas solares y con el tiempo en sistemas estelares.

Una explosión de supernova causa la expulsión de las capas más externas de una estrella debido a las intensas ondas de choque que se forman, llenado el espacio que las rodea con elementos pesados. Estos restos, de manera eventual componen nubes de polvo y gas que pueden convertirse en nuevas nebulosas solares y con el tiempo en sistemas estelares. Foto: pixabay.com

El descubrimiento de este hecho nos lleva a concebir una nueva perspectiva de cómo se formó la vida en la Tierra. Ya es sabido que nuestro planeta posee una serie de condiciones que hacen posible la vida tal cual la conocemos: una evolución progresiva de organismos unicelulares a unos multicelulares más complejos, sin embargo, podría esta no ser la única concepción posible.

El astrónomo Daniel Anglés-Alcazar afirma que la ciencia es un recurso muy útil para encontrar nuestro lugar en el universo. “En cierto sentido, podemos considerarnos como visitantes extragalácticos o inmigrantes en lo que pensamos que era nuestra galaxia” dijo el astrónomo en cuestión. De alguna forma, podríamos ser “estrellas perdidas”.

Compartir en:

DEJA TUS COMENTARIOS

>